Desarrollo de Modelos de Negocio como Factor Clave de la Innovación

Siempre que se establece una empresa, se emplea explícita o implícitamente un modelo de negocio particular que describe el diseño o la arquitectura de la creación de valor y generación de clientes. La esencia de un modelo de negocio es definir la manera en que la empresa entrega valor a los clientes, atrae a los clientes, cobra por este valor entregado y convierte sus esfuerzos en ganancias monetarias. Una adecuada gestión sobre lo que quieren los clientes, cómo lo quieren, cuando y donde lo quieren, permitirá a la empresa organizarse para satisfacer mejor esos requerimientos.

Los desarrollos en la economía global han cambiado el equilibrio tradicional entre el cliente y sus proveedores. Las nuevas tecnologías de la comunicación y la informática, y el establecimiento de regímenes comerciales globales abiertos, hacen posible que los clientes tengan más opciones y la competencia sea más feroz. Por lo tanto, las empresas necesitan estar más centradas en el cliente y que las empresas vuelvan a evaluar las propuestas de valor que presentan a los clientes en muchos aspectos.

Sin un modelo de negocio bien desarrollado, los proyectos de innovación no podrán entregar el correcto valor diferencial de sus innovaciones. Un buen modelo de negocio produce propuestas de valor que son atractivas para los clientes, logra estructuras ventajosas de costos y riesgos, y permite una importante captura de valor por parte de la empresa que genera y entrega productos o servicios.

Los modelos de negocios son factores necesarios de las economías de mercados innovadores en las que existe una elección del consumidor, costos de transacción y heterogeneidad entre consumidores, productores y competencia. Las empresas en entornos competitivos se esforzarán por satisfacer las variadas necesidades de los consumidores a través de invención y presentaciones constantes al consumidor de nuevas propuestas de valor.

Los modelos de negocio a menudo son necesarios para lograr la innovación tecnológica que permite traer descubrimientos y progreso a la sociedad, brindando al mercado la oportunidad de satisfacer aquellas necesidades aun no satisfechas.

Un modelo de negocio debe ser algo más que una buena forma de hacer negocios, debe ser un mecanismo para satisfacer las necesidades particulares de los clientes, además de evaluar factores externos relacionados con los clientes, proveedores, gobierno y el entorno empresarial.

Sin embargo, desarrollar un modelo de negocio exitoso es insuficiente para asegurar la competitividad y sostenibilidad empresarial, ya que la imitación es a menudo fácil, cabe mencionar que un modelo de negocio muy diferenciado (y difícil de imitar) es más probable que produzca beneficios a largo plazo.

Fuente: FactorialBusiness

 

261