Recomendaciones para ser un Mejor Jefe

Con frecuencia escuchamos a jefes expresando ideas del tipo “estamos juntos en esto”. ¿Retórica o declaración de intenciones? Pues como dice el refranero popular “Obras son amores y no buenas razones”. Estar juntos no es tener proximidad física o vestir una misma “camista” sino compartir información, responsabilidades, esfuerzos, sufrimientos y alegrías. Frente a esta fórmula, muchas empresas optar por ocultar información como medio para controlar a los empleados, una formula tóxica con la verdad y de efectos muy negativos.

El mundo laboral se enfrenta a cambios constantes, modificaciones que provocan que tanto las cualidades como las características que un jefe o gerente deben tener también varíen. El primer paso es dejar de lado la actitud de jefe imponente, donde los trabajadores sientan temor. Para esto se debe tener una relación más cercana a los trabajadores, interactuar constantemente y discutir toda clase de problemáticas con el fin de llegar a las mejores soluciones.

Así mismo tenemos por ejemplo las siguientes recomendaciones:

1- Trabajar a la par de sus empleados
Hasta hace algunos años muchos jefes creían que la mejor gestión era aquella basada en el miedo o en la imposición. Pero en la época actual un buen jefe es aquel capaz de eliminar todos los obstáculos en el camino de sus empleados con el fin de ayudarlos a alcanzar el éxito. Recuerda que en la actualidad los gerentes trabajan a la par de sus empleados.

2- Comprender las nuevas tecnologías
Si bien los jefes no deben ser expertos en tecnología, en un era dominada por las mismas deben entender algunos aspectos básicos de esta área. ¿Por qué? Porque los gerentes que sean capaces de comprender lo que sucede con la tecnología y cómo estas afectan sus iniciativas no sólo serán capaces de adaptarse sino también de ubicarse un paso por delante de la competencia.

3- Predicar con el ejemplo
En épocas pasadas el jefe se abstenía a emitir órdenes acerca de lo que los empleados debían hacer, pero en la actualidad esto no es suficiente. En este momento los gerentes deben estar más comprometidos con lo que ordenan; si desean que los trabajadores actúen de cierta manera, los jefes son los primeros que deben dar el ejemplo.

4- Abrazar la vulnerabilidad
Hasta hace algunos años un jefe jamás podía mostrarse vulnerable, pero los tiempos han cambiado, por lo que en la actualidad la vulnerabilidad dejó de ser una mala palabra, para asociarse con transparencia y abertura. Aquellos jefes que abracen esta cualidad serán más aceptados por quienes los rodean.

5- Compartir la información
Años atrás la información era reservada únicamente para los gerentes, pero en la actualidad es importante que éstos realicen un intercambio de datos y opiniones con sus empleados, para que puedan obtener valiosa retroalimentación. Además, este accionar permitirá que tus empleados se sienten realmente parte de la compañía.

Fuente: Universia

91