La Organización Empresarial como Sistema Funcional

Una organización se puede definir como entidad estructurada de tal forma que sus elementos se orienten hacia la consecución de ciertos objetivos o metas, y que a la vez comparten un sistema de actividades con límites perfectamente identificables para cada elemento.

La función de la organización empresarial es la división del trabajo y asignación de tareas, ya sea entre grupos de personas o a personas independientes, este proceso se le denomina departamentación, y se lleva a cabo en base a las distintas funcionalidades que realiza la empresa, teniendo como resultado unidades organizativas, divisiones, departamentos, o áreas dentro la empresa (Ej: departamento de contabilidad, área de logística, división de maquinaria industrial, etc.).

Una empresa, ya sea pequeña o grande, o en general cualquier organización, sea lucrativa o no, estará bien organizada si cada uno de sus elementos (trabajadores) sabe con claridad cuál es su trabajo y si todas las partes se encajan dentro del sistema para desarrollar perfectamente las funciones del grupo y así conseguir los objetivos trazados por la empresa. Por lo tanto la estructura organizacional empresarial establece la estructura de trabajo, identificando, definiendo y detallando tareas, relaciones de subordinación, sistemas de agrupación, y mecanismos de control o medición del desempeño laboral.

Los objetivos que se buscan para realización una organización son:

  • Constituir una estructura que permita definir las funciones de los puestos de trabajo, describirlos y determinar las relaciones entre ellos.
  • Establecer líneas de mando o autoridad, y asignar responsabilidades para cada función.
  • Establecer canales de comunicación ascendente, descendente e interdepartamentales.
  • Crear procesos y procedimientos para alcanzar los objetivos de la organización e identificar los recursos requeridos.

A partir de la formulación de la estrategia y del diseño de la estructura, se deben determinar objetivos específicos para cada uno de las diferentes sub divisiones en función a su grado de responsabilidad en el proceso global, por lo cual cada uno de los componentes alinien sus objetivos y tomen decisiones coherentes con los objetivos de la empresa.

La organización de la empresa se plasma en el ORGANIGRAMA, el cual puede ser vertical (piramidal) en cuyo caso las posiciones de mayor jerarquía se ubican arriba, o puede ser horizontal en cuyo caso las posiciones de mayor jerarquía se ubican a la izquierda.

Características que debe tener una organización moderna:

  • Estructura flexible y adaptable al cambio.
  • Autoridad basada en conocimientos.
  • Alto grado de descentralización de funciones.
  • Unidades estructurales pequeñas autogestionadas.
  • Alto grado de cooperación e integración entre áreas.
  • Intercambio de información bidireccional y transversal.
  • Intercambio de opiniones sin imposición de jerarquías.
  • Comunicación fluida entre niveles jerárquicos y unidades.
58