Las Mejores Técnicas de Coaching Empresarial

¿Cómo funciona el coaching empresarial?

El coaching aplicado al ámbito de los negocios ayuda a las organizaciones y todos sus integrantes a adaptarse a los cambios, superar bloqueos y adquirir nuevas habilidades. Cuando las técnicas de coaching empresarial se aplican de manera efectiva, quienes las aplican son capaces de:

– Hacer las preguntas correctas en el orden adecuado.
– Guiar a las personas a través del proceso de cambio.
– Ayudar a los profesionales a alcanzar todo su potencial y superar obstáculos.

Toda empresa puede beneficiarse de este proceso, no solo en los momentos en que es necesario superar dificultades, sino también en cualquier otro, cuando se plantea el objetivo de aumentar el rendimiento del personal, la eficacia del liderazgo y la cohesión de los equipos.

¿Cuáles son las técnicas de coaching empresarial más efectivas?

Algunas técnicas de coaching empresarial son más efectivas que otras y, por eso, es importante contar con el apoyo de profesionales en este área, capaces de hacer la mejor elección de acuerdo a las necesidades de la organización para la que prestarán sus servicios.

De entre las muchas técnicas que pueden aplicarse, es recomendable tener en cuenta las siguientes:

1) Cuestionario previo. Dejar que los participantes en el proceso completen un breve cuestionario antes de cada sesión de coaching ayuda tanto a ellos como al propio coach, Este pequeño repaso del progreso y éxito alcanzados desde la última sesión ayuda a descubrir qué obstáculos se han presentado y muestra en qué aspectos interesa más centrarse durante la próxima sesión. Se trata de una de esas técnicas de coaching empresarial que ayuda a los participantes a prepararse mentalmente para la próxima reunión y hace que aumente la efectividad de la sesión. También se considera una técnica de entrenamiento de grupo y equipo perfecta, ya que pueden usarse las respuestas del cuestionario previo como punto de partida para la próxima sesión.

2) Establecimiento de objetivos SMART. El establecimiento de metas SMART significa concretar objetivos Específicos, Medibles, Alcanzables, Relevantes y Basados en el Tiempo. Esta técnica trae una estructura clara en los objetivos y ayuda a desgranar cada meta en pasos mucho más detallados y orientados a la acción por parte del participante.

3) Compartir los frutos del trabajo bien hecho. Dejar que los participantes escriban y compartan las lecciones aprendidas después de cada sesión es una de las técnicas de coaching empresarial que mejores resultados garantizan de cada al grupo. Animarles a compartir sus éxitos permite expresar el valor que obtuvieron de su coaching. Es fácil ayudarles a ponerse en marcha con solo unas pocas preguntas simples como: “¿Cuál fue el comentario más valioso de esta sesión?”. Además, si todas estas notas están organizadas en un flujo compartido al que pueden acceder tanto los participantes como el coach, siempre es posible volver a leerlas y resumirlas en cualquier momento en etapas posteriores durante el proceso.

4) Hacer preguntas abiertas. Una de las técnicas de coaching empresarial más ampliamente utilizadas consiste en lanzar preguntas abiertas a los participantes. Este formato de cuestiones permite a los participantes aportar más información, incluidos sentimientos, actitudes y puntos de vista acerca de cada tema. Al poder acceder a información tan completa, el coach puede acceder mejor a los verdaderos pensamientos y sentimientos de los clientes sobre un tema.

5) El poder de la escritura. Escribir planes y metas es el primer paso para hacerlos realidad. La escritura es perfecta para ralentizar el proceso y ayudar a los participantes a reconocer su progreso y expresar sentimientos o pensamientos. Los hitos se hacen visibles y se inicia un diálogo interior. La escritura mejora el poder de observación y el enfoque de la persona que se halla inmersa en un proceso de cambio o desarrollo.

6) Monitorización del progreso. En todo proceso de coaching es imprescindible hacer un seguimiento con el participante. Emplear cuestionarios de forma regular permite a las personas compartir su progreso, experiencias, éxitos o desafíos a los que se han enfrentado. Esta retroalimentación continua como seguimiento entre las sesiones es una manera perfecta de monitorizar y evaluar la efectividad del coaching, mostrando a los participantes que el coach realmente se preocupa por su progreso y les guía para superar cada uno de sus desafíos. Además, esta técnica de coaching ayuda a los participantes en un proceso de este tipo a ser responsables y mantener en mente lo que dijeron que harían.

Por último, no hay que subestimar los beneficios de una de las técnicas de coaching empresarial más sencillas y efectivas que existen: el diario del proceso en el que los participantes pueden escribir sus emociones, experiencias, observaciones, desafíos, logros, pensamientos y sentimientos. A modo de agenda, un diario regular de progreso que se rellena tras cada sesión facilita la reflexión y ayuda a los participantes a desarrollarse y adquirir conciencia de sí mismos. Un diario de coaching es similar a la retroalimentación continua descrita anteriormente.

Hay innumerables ejercicios, herramientas y técnicas de coaching empresarial para apoyar un proceso eficaz. Lo importante es saber elegir las opciones que mejor se ajustan al estilo de cada coach y a las necesidades y objetivos de los participantes en el proceso.

Fuente: Blog OBS

160