El Liderazgo en la Gestión de la Calidad y Mejora Continua

El proceso de gestión de la calidad es una parte integral de cada organización y se centra en una mejor productividad, una mejor calidad y un menor coste de producción. Pero dentro de la gestión de calidad, un buen liderazgo es esencial con el fin de mejorar la calidad en toda la organización, como la fuerza encargada de establecer objetivos y ayudar a los empleados para implementar estos objetivos.

PRINCIPALES CARACTERÍSTICAS:

SER PROACTIVO Y GUIAR CON EL EJEMPLO EN LUGAR DE DICTAR
Los verdaderos líderes son capaces de liderar de una manera activa en la implementación y el seguimiento de las acciones, en lugar de simplemente dar órdenes sin dar ejemplo.

COMPRENDER Y REACCIONAR A LAS FLUCTUACIONES EN EL ENTORNO EXTERNO
El entorno externo es tan importante como lo es el interno, por lo que los líderes deben comprender y reaccionar correctamente ante los diversos cambios en ambos casos.

TENER EN CUENTA LAS NECESIDADES DE TODAS LAS PARTES IMPLICADAS
Desde los clientes a los propietarios, proveedores, empleados, comunidades locales y el público en general. Estas partes interesadas forman una parte vital del proceso de gestión de calidad y puede afectar en gran medida al éxito de la organización si no existe una relación ni comprensión desde un punto de vista de liderazgo.

ESTABLECER UNA VISIÓN CLARA DE LAS EXPECTATIVAS DE LA ORGANIZACIÓN
Una visión nítida y cristalina del futuro de la organización es esencial para planificar con precisión el futuro, cambiando continuamente las metas y los hitos.

ESTABLECER VALORES COMUNES Y MODELOS ÉTICOS EN TODA LA ORGANIZACIÓN
Los líderes infunden un sentido de los valores y la ética (ya implantados en la misión de la organización) actuando como modelos para inspirar a los empleados a ser parte de las iniciativas de gestión de calidad basadas en estos valores comunes.

DESARROLLAR CONFIANZA Y ERRADICAR EL MIEDO
Una buena empresa depende de un liderazgo efectivo para desarrollar la confianza en entornos internos y externos, sin la necesidad de utilizar el miedo como un factor motivador.

EQUIPAR A LOS EMPLEADOS CON LOS RECURSOS NECESARIOS Y LA LIBERTAD PARA LUCHAR POR EL DEBER Y LA RESPONSABILIDAD
Toda la organización puede participar para mejorar la calidad en todos los ámbitos mediante una gama bien desarrollada de estrategias que incluyan a todos los niveles y recursos que equipen a los empleados para alcanzar los objetivos.

INSPIRAR, MOTIVAR Y RECONOCER LAS CONTRIBUCIONES DE CADA NIVEL DE EMPLEADOS
La capacidad de inspirar y motivar al personal en todos los niveles permite que los mismos participen activamente y que aporten en iniciativas de gestión de la calidad.

FOMENTAR LA COMUNICACIÓN ABIERTA Y HONESTA
La comunicación es esencial para que todos los niveles (dentro de la organización) trabajen juntos para implementar estrategias de mejora, y como líder, el papel es fomentar la comunicación abierta de todos los empleados.

ENSEÑAR, ENTRENAR Y PREPARAR A LOS EMPLEADOS
A través del aprendizaje y el entrenamiento en diversas estrategias de mejora (y otras iniciativas), los empleados pueden obtener una mejor comprensión no solo de lo que están haciendo, sino también de por qué están desempeñando sus tareas.

DESARROLLAR OBJETIVOS Y METAS DESAFIANTES
A través del establecimiento de objetivos, los líderes pueden fomentar el crecimiento, así como el desarrollo constante en toda la organización, mejorando continuamente los estándares de las metas dentro de cada uno de los departamentos.

El papel de liderazgo en la gestión de la calidad es la columna vertebral de cualquier estrategia de mejora. Los líderes proporcionan una unidad de propósito al tiempo que establecen la dirección de la organización. Como tal, la responsabilidad de los líderes consiste en crear y mantener el ambiente interno. En este ambiente, los empleados pueden involucrarse completamente en el logro de los objetivos y metas de la organización.

Fuente: EIPE.ES

152