Estrategias Comerciales para dar Salida a los Stocks que no se Venden

Si vendes más barato, recuperar cash, liberas espacio en tu almacén, y solucionas un problema que de otro modo ocupara innecesariamente tu pensamiento.

Opción 1: Pon tu producto a la venta por Internet
Se trata de aprovechar páginas especializadas para poder hacer llegar tu oferta a los posibles compradores.

Opción 2: Aprovecha el periodo de rebajas
Es una herramienta muy conocida en el sector de la moda, pero en realidad se puede aplicar para más productos. Eso sí, los productos que pongas a la venta tendrá que cumplir algunas condiciones. Entre otras cosas, tienes que respetar los periodos de rebajas, no puedes vender productos deteriorados, los artículos tienen que haberse vendido al menos por un mes en la oferta habitual de ventas (ese criterio lo cumplirás sin problema si tienes invendidos) y no puedes haber hecho una promoción sobre esos artículo en el periodo de un mes que precede las rebajas.

Opción 3: Outlets y tiendas de saldos
Son dos conceptos muy parecidos, pero en realidad, los outlets suelen abarcar productos invendidos de calidad (sobreproducción, artículos descatalogados, excesos de stocks…) mientras las tiendas de saldos se dedican más a los productos con taras y desperfectos. En cualquier caso, si tienes grandes volúmenes de artículos sin vender y te preguntas qué hacer, ese tipo de comercio puede ser una salida ideal. Pero si tienes volúmenes más pequeños (como los que tendría un pequeño comercio), quizás no te sirva.

Opción 4: Cruzar la frontera
A veces un producto que no tiene salida en tu mercado puede venderse en otro lado. Sal de tu ciudad, de tu provincia, de tu comunidad autónoma, de tu país o incluso de tu continente. Por ejemplo, un producto que se haya desfasado un poco al nivel tecnológico aquí puede ser todavía un buen producto en otras zonas del mundo. Y si hablamos de moda o diseño, los gustos son muy diferentes según las regiones.

Opción 5: Promociones agresivas
Si pese a todas esas opciones no has conseguido aún vender tus productos, lo que tienes que hacer es bajar más el precio. Si haces promociones muy agresivas, encontrarás clientes dispuestos a comprar, aunque tu producto no corresponda perfectamente a lo que espera el mercado. Tendrás que probar con ensayo y error, para encontrar el precio justo.

Fuente: CrearMiEmpresa.es

46