Desarrollo Organizacional en función a Ideas y Bloqueos

Dentro de una organización existen diversos roles progresistas en función a los esfuerzos en el desarrollo de nuevas y mejores ideas. Así tenemos:

COLABORADOR CEREBRO
Se caracteriza por ser la principal fuente de ideas innovadoras para la solución de problemas con un alto grado de dificultad, es creativo, posee una gran imaginación y sus métodos de trabajo son ortodoxos. Debido a sus rasgos de personalidad, en muchas ocasiones ignora detalles que le parecen poco importantes y presenta algunas dificultades para comunicarse de manera fluida y abierta con el resto del equipo, lo que puede interpretarse como egoísmo y dificultad para compartir ideas y experiencias.

MONITOR EVALUADOR
Da la impresión de no tener iniciativa y de no inspirar al resto del equipo. Sin embargo, es una persona seria y muy inteligente, que tiene la capacidad de percibir múltiples opciones y soluciones para resolver problemas. Sus juicios y alegatos son exactos y bien fundamentados, lo que da la oportunidad al equipo de contar con ideas y conceptos objetivos.

ESPECIALISTA
Se centra únicamente en su área de conocimiento, aportando excelentes ideas que se fundamentan en diversas teorías. Sin embargo, parece no tener interés en áreas que no correspondan a su formación académica y laboral, por lo que sus aportaciones no son suficientes para el equipo. Sólo se dedica a una cosa a la vez y no se integra con el resto del equipo. Utiliza demasiados tecnicismos en su discurso, por lo que a veces se hace difícil de entender para los demás.

Por otro lado también tenemos ciertas personas que ejercen roles destructores o bloqueadores, donde las personas no aportan algo valioso para el equipo de trabajo, por el contrario obstaculizan la dinámica y mejoramiento de la organización, Así tenemos:

COLABORADOR AGRESOR
Se caracteriza por su prepotencia, cree saberlo todo y se dedica a emitir juicios de valor sin ningún fundamento. No aporta ideas ni soluciones. Hace su trabajo hasta lo indispensable, y no aporta nada más.

CHIVO EXPIATORIO
Posee un nivel de autoestima tan bajo que responde a cualquier situación culpándose de lo malo que ocurre. Su trabajo se caracteriza por ser plano, es decir, no aporta más de lo necesario.

BLOQUEADOR
Es pesimista, no se entusiasma con nada y tampoco se esfuerza. Difícilmente se puede llegar a un acuerdo con él. Su trabajo deja mucho que desear, generalmente está inconcluso y siempre busca la manera de justificarse.

CALLADO
No aporta ideas, sigue la tendencia de la mayoría sin cuestionarse. Hace únicamente lo que se le indica. No tiene aspiraciones, por lo que no toma la iniciativa ni intenta superarse.

MANIPULADOR
Trata de influir en las ideas de los más débiles, aunque no tenga ningún fundamento. Sólo busca sobresalir, no por su colaboración, sino por ser generador de conflictos. Su trabajo, generalmente, es desorganizado y mal hecho.

INDECISO
Se escuda siempre detrás de otra persona, aun para exponer ideas valiosas y oportunas, no tiene la suficiente voluntad para destacar al interior del grupo. Difícilmente toma decisiones y debido a su incongruencia (sabe, pero no hace), confunde a los demás.

56