Coworking: Una nueva forma de trabajar

Compartir una oficina o espacio de trabajo permite abaratar costos ya que los gastos comunes o costos fijos, son divididos entre los usuarios del lugar de trabajo. Además permite contar con elementos o muebles de oficina, servicios adicionales y áreas que también son de uso compartido.

Las empresas cuando están en una fase inicial, pueden crecer o disminuir en cantidad de personal, por tanto requieren de oficinas que se adapten a tal cantidad de personal, lo cual implica contar con un espacio de trabajo pero sin verse amarrados a largos contratos de arriendo, y sin verse condicionados a tener que realizar una gran inversión en infraestructura y mobiliario propio, ya que dichos gastos implican un incremento en la inversión inicial.

Un claro ejemplo de la relevancia que tiene actualmente es la iniciativa del Banco Santander en España, quienes han iniciado un proceso de transformación en sus oficinas por el que habilitarán espacios de coworking para clientes y no clientes (esto como estrategia para reforzar su imagen de marca).

El término Coworking fue inventado por Bernie DeKoven en el año 1999, pero es en el año 2009 que realmente fue difundido por Brad Neuberg en EEUU. El principal beneficio de esta metodología de trabajo consiste en la reducción de costos por arrendamiento y costos fijos de un lugar de trabajo, además de poder trabajar en colaboración con otras personas que desarrollan actividades relacionadas.

El coworking o trabajo en cooperación es un modelo de oficinas compartidas que se inició en Estados Unidos en 2005 y que se extendió rápidamente en los últimos años, llegando a sumar la pasada gestión la cantidad de 15.500 espacios de este tipo en todo el mundo, de acuerdo con el estudio Coworking Forecast 2018.

El secreto del éxito de esta modalidad de trabajo es que permiten a los usuarios, profesionales independientes, emprendedores o empresarios de negocios pequeños e incluso grandes, contar con ambientes propicios y 100% equipados para hacer negocios, por lo tanto ahorrar en costos de operación.

“Es una nueva forma de trabajar, que surge de la observación de las nuevas tendencias, de las nuevas generaciones que trabajan de una forma distinta”, explica el responsable de Spaces en España, “los millennials no quieren trabajar en una mesa entre cuatro paredes, quieren flexibilidad“.

45